La campaña “En realidad no tiene gracia” promueve la diversidad cultural en el empleo

 La campaña “En realidad no tiene gracia” impulsada por la Cruz Roja llega a la provincia cordobesa con el objetivo de promover a través de la ironía y el humor la reflexión sobre la falta de igualdad de oportunidades en el mercado laboral e incentivar la diversidad cultural en las empresas como un elemento de valor añadido.

 

La iniciativa, que se

ha presentado esta mañana en el Palacio de la Merced, pretende mostrar la realidad a la que se enfrentan muchas personas que se encuentran con barreras en el acceso al mercado laboral, y que son discriminadas por asuntos que no tienen que ver con su capacidad o talento.

 

La delegada de Bienestar Social de la Diputación de Córdoba, Dolores Sánchez, ha apuntado que “esta iniciativa es muy importante, y desde  la Diputación le queremos dar todo nuestro respaldo. Hay muchas mujeres inmigrantes que viven esa problemática: no pueden acceder a puestos de trabajo como otras que son de Córdoba”.

 

Por su parte, la responsable provincial de Servicios Integrados de Empleo de Cruz Roja, Nicoletta Comito, ha explicado que “esta iniciativa esta recorriendo toda España desde 2011. El humor es el vehículo para sensibilizar a la sociedad sobre la discriminación que existe para muchos inmigrantes a la hora de acceder al mercado de trabajo”.

 

E, Ignacio Fernández de Mesa, presidente de la Cámara de Comercio de Córdoba, ha señalado que “es lamentable que se den estas situaciones. La Cámara de Comercio tiene como fin satisfacer los intereses generales de la empresa, compuesta de empresarios y trabajadores. Por eso, apoyamos esta campaña que promueve el empleo de los más desfavorecidos”.

 

En la campaña han participado desinteresadamente humoristas como Florentino Fernández, Anabel Alonso y Gomaespuma y los viñetistas Forges, Nani Mosquera, Mingote, Vergara, Mariel Soria, Manuel Barceló y Gallego & Rey.

 

UNA ACCIÓN DE STREETMARKETING “TOPMANTA”

 

En paralelo a la presentación de la campaña, y siempre en clave de humor, Cruz Roja en colaboración con la Diputación ha desarrollado una acción en la puerta principal del Palacio de la Merced donde voluntarios de la institución han ejercicio de actores por un día, han simulado ser vendedores ambulantes, y han sacado una manta a la calle con DVD de películas conocidas cuyos títulos y carátulas habían sido previamente modificados para mostrar la realidad a la que se enfrentan estas mujeres en su acceso al mercado laboral (películas como Avatar, No es País para Viejos, Origen y Crepúsculo, se convierten en “Abaratar”, “No es país para viejas”, “Aborigen” y “Minúsculo”).

 

La idea era comprobar cómo los transeúntes se detenían ante la “mantera” para ver las películas y cómo se sorprendían y comprobaban con detenimiento el contenido “extra” de esas películas.

 

Además, durante la presentación el dibujante Moi, uno de los miembros del colectivo Killer Toons, ha caricaturizado a Ignacio Fernández de Mesa como ejemplo de la ironía de la campaña.

 

La iniciativa está financiada por el Ministerio de Trabajo e Inmigración y el programa operativo “Lucha contra la discriminación 2007/13” del Fondo Social Europeo. 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies