La Diputación hereda una deuda de facturas impagadas de casi 2,5 millones de euros

Publicado el 19-03-2012

La Diputación de Córdoba ha heredado una deuda de facturas impagadas por la gestión del anterior equipo de gobierno que asciende a una cantidad total de 2.479.734 euros.

La Diputación de Córdoba ha heredado una deuda de facturas impagadas por la gestión del anterior equipo de gobierno que asciende a una cantidad total de 2.479.734 euros.

No obstante, en aplicación del Real Decreto 4/2012 de Financiación para el pago a proveedores, el vicepresidente 1º de la institución provincial, Salvador Fuentes, ha informado de que “la Diputación ya está elaborando el plan de pagos a nuestros proveedores. Creemos que no habrá necesidad de recurrir a un plan de saneamiento. Ya se ha enviado al Ministerio toda la documentación”.

En palabras del vicepresidente 1º de la institución provincial, “vamos a intentar, con mucha responsabilidad, evitar este gasto incontrolado de facturas que estaban en el cajón y se han incorporado a final de año. Vamos a actualizar el escenario contable de deudores de servicios y suministros”.

El también delegado de Hacienda ha desglosado las cantidades sin pagar de las diferentes empresas dependientes de la Diputación. Así, Aguas de Córdoba (antigua Emproacsa) debe a sus proveedores 1.792.636 euros, el Instituto Provincial de Bienestar Social adeuda un total de 462.312 euros, la Diputación de Córdoba posee un débito de 215.333, el déficit del Patronato Provincial de Turismo de Córdoba asciende a 7.716 euros, y el de la Fundación de Artes Plásticas Rafael Botí es de 1.736 euros.

A juicio de Salvador Fuentes, el número de proveedores es más elevado en las facturas del IPBS, ya que “son empresas más pequeñas, y la deuda de Aguas de Córdoba, aunque también es la más elevada, se concentra en un menor número de empresas”.

Fuentes ha indicado que el déficit de Aguas de Córdoba viene argumentado por la forma de cobro de la empresa provincial, pues llega hasta los 150 días, y, porque, además, con motivo de las elecciones municipales del pasado 22 de mayo, “se retrasó la puesta al cobro a junio, repercutiendo a la baja en el importe total de ingresos a recibir en agosto de 2011, y que a su vez imposibilita a la empresa afrontar su previsión de tesorería”.

Asimismo, el vicepresidente 1º de la Diputación ha lamentado que en los años anteriores “no se hicieran las cosas bien a la hora de controlar el gasto” y ha recordado el caso de una factura sin pagar de la que no existía expediente sobre unos estudios de obras de emergencia de 2010, cuya cuantía es de 74.031,08 euros.

“La única documentación de esa actuación es una factura. Se encargó de manera verbal. Con actuaciones como esta no se va a ningún sitio y lo que pone de manifiesto es un absoluto descontrol de los recursos públicos por parte del gobierno anterior”, ha indicado Salvador Fuentes.

Volver a Sala de Prensa

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Política de Cookies